Cuarenta años de dictadura
|
Necesitas instalaar FLASH
Los deportes
Buscar

Si haces clic vas a la portada del sitio
Deportes: la pelota
Pelotaris profesionales de los cuarenta
Manuel Argomániz Bazo - Lechuga
Los nombres
Antes de la irrupción de Barberito -y algunos de sus quintas próximas- en el profesionalismo -finales de los cuarenta- los pelotaris profesionales riojanos de la posguerra tienen dos orígenes claramente diferenciados: aquellos que ya participaron como tales durante la II República, e incluso antes, y los nuevos que se profesionalizan al comienzo de los propios años cuarenta.

En el primer grupo se encuentran, principalmente, los Gato Rojo I y II (Manuel y Alfredo Illera Soto), -los más activos durante la República-, Corono (Pablo Hernáez Marín) -otra "figura" emergente en el mismo período histórico-, Catarín, San Miguel, Bojas II, Paraguayo (Cándido Motalvo Rar) -nacido en Paraguay, pero residente en Nájera-, Coquis, los hermanos Antonio y Pedro Sacristán de Tricio, y algunos otros, e incluso, ya con medio siglo encima, Faustino Galilea, Bojas, el "As" de Murillo de Río Leza.

En el grupo segundo, el de los neoprofesionales en la posguerra con anterioridad a Barberito, están Manuel Argomániz Bazo (la segunda generación de los "Lechuga", ya nacido, residente y trabajando en Logroño capital), Ruperto Morga Martínez de Arenzana de Arriba, Rosendo Valverde Sáenz de Logroño -se afincará en Haro trabajando en una bodega-, Ignacio González Sánchez de Santo Domingo -durante algún período-; y alguno más de muy escasa participación.

Ambas generaciones de pelotaris cubren las combinaciones de los festivales de pelota celebrados en los frontones cubiertos riojanos (Beti-Jai de Logroño, Carasco de Haro y "El Riojano" de Tudelilla), así como las de los descubiertos de los pueblos, complementando a los grandes nombres vascos, sustituyéndoles en sus ausencias o formando parejas como "asistentes" a las contratas de los ases vascongadas. (Partidos, por ejemplo, con Atano III).
"ASES" vascos por los frontones riojanos en los cuarenta
Por el Beti-Jai, e incluso por el Carrasco y otros frontones descubiertos de la provincia, pasaron todas las grandes figuras de la pelota vasca. Aquí incluímos las imágenes de los más signicados a mediados de los cuarenta, tomadas de los propios programas de mano del momento.

Miguel Gallastegui

Gallastegui, progresivamente, se fue convirtiendo en la gran figura, sobre todo después de arrebatar el título al "campeonísimo" Atano III. Junto con él, o como contrincantes, suele estar el vizcaíno Cortabitarte y Chiquito de Iraeta.

CortabitarteChiquito de Iraeta


Otros profesionales: raquetistas y el ocio asociado a ellas.

Luis Zubialqui - Limpias II

"Las señoritas pelotaris" -más conocidas como raquetistas- estuvieron de moda en el Beti desde el verano de 1942 hasta finales del año 1945. Cuando los aficionados empezaron a saturarse, se asociaaron a sus partidos otras opciones recreativas, cuyo principal animador fue Limpias -Luis Zubialqui Acedo- "el pelotari torero, o el torero pelotari".

Dos raquetistas

Dos de las más de 150 raquetistas diferentes que pasaron por el Beti en los cuarenta.



‘Generación de la República’
Bojas IIPablo Hernáez Marín - "CORONO"La pareja Bojas II y Corono es la más representetiva del juego típicamente riojano durante los años de la II República. Cuando el Beti-Jai de Logroño deja de organizar partidos, pasan al País Vasco, y se integran en combinaciones con pelotaris del lugar de segundo orden, tal como son considerados por los críticos de la pelota vascongada.

Del resto de profesionales riojanos que jugaron en partidos antes o durante la II República en el Beti-Jai de Logroño hasta el año 1934, o en cualquoera otro de los frontones provinciales hasta el año 1936, desconocemos si llegaron a participar durante la Guerra Civil en algún partido, tanto en La Rioja, como fuera de ella.


Lo que sí está documentado es que cuando se reabre el Beti-Jai en los San Mateo de 1941 los encontramos de nuevo en las combinaciones de los festivales.

San Miguel de Calahorra

San Miguel aparece jugando en algunos partidos en el Beti-Jai republicano y los cronistas suele citarle como el "de Calahorra".

Su presencia en los partidos de la posguerra es más frecuente.

Cándido Montalvo - "PARAGUAYO"

Los casos de Cantarín y Paraguayo son similares al de San Miguel, pero ya encontramos a ambos pelotaris formándose en el Frontón Logroñés de la calle Norte, y más tarde participando de teloneros en el Beti de la República.

Fernando Martínez Domínguez - 'Cantarín'

Neoprofesionales de la posguerra


Manolo "Lechuga" fue la excepción. Es el neoprofesional que participa más veces en los partidos de la posguerra, o al menos, es alineado al mismo nivel, y quizás superior, al de los profesionales de la generación anterior a la guerra. Los otros profesionalizados después del conflicto acumulan muchas menos presencias y contratas, ni aparecen tampoco en tantas canchas distintas de las poblaciones de la provincia que organizan festivales.

Ruperto Morga Martínez: Ficha federativa El peso del apodo "Lechuga" de las primeras generaciones de los pelotaris de Nalda, especialmente del I (Pablito) y del IV (Zacarías) tuvo su influencia en las presencias de Manolo en las canchas y en el ambiente pelotazale, que hacen de él el botillero de Barberito, primero, y el intendente o canchero, más tarde, del Adarraga. Pero además influyeron también otros motivos, como el de trabajar en "La Maestranza Aérea", la empresa de Recajo muy favorable a la promoción de los deportes en la capital. (Recuérdese la importancia del equipo de futbol y el Campo de la Chiribitas")

Ruperto, cuyo carnet federativo de tipo B -profesional- mostramos en la imagen, parece abonado al Frontón Carrasco de Haro y es uno de los asiduos a formar las combinaciones programadas por los Ayuntamientos y Asociaciones de los pueblos de La Rioja Alta y de los comarcales en torno a Nájera o del valle del Najerilla.

Rosendo ValverdeDesarrolla un papel muy similar el logroñés (8 de noviembre de 1917) Rosendo Valverde Sáenz, quizás aún más acentuado que en el caso anterior al terminar definitivamente asentado en la Capital de Vino, que jugará un papel fundamental en la promoción de la pelota en la ciudad jarrera.

En los primeros años cuarenta, Valverde, está jugando partidos en los Campeonatos Provinciales de Logroño (en el Primero) formando parejas con otros aficionados logroñeses, cuando él está acuartelado en el Regimiento de Infantería de la capital. Es ahora cuando los cronistas empiezan a fijarse en sus condiciones, augurándole un gran futuro.

Sin duda, esto le lleva muy pronto a convertirse en "pelotari profesional de libre contratación".