|
Baldomero Fernández Espartero
Buscar
Hacienda del General Espartero: 1843
Incremento económico entre 1827 y 1843
La pareja Jacinta y Espartero
En la década y media que dista entre la boda celebrada en La Redonda de Logroño (1827) y el exilio en Londres (1843), Espartero y su consorte han llegado a la cúspide de la fama y del poder en la Nación. Sin embargo, como en la fecha anterior su cuerpo de hacienda no procede más que de los ingresos de los cargos y destinos del marido, de la explotación de sus fincas y de las nuevas herencias acumuladas por su mujer.

Espartero ha ascendido hasta Capitán General y ha desempeñado puestos destacados en el ejército y cargos políticos en Ministerios, Presidencias del Consejo de Ministros y la Regencia del Reino.

Esto debería suponer un incremento sustancioso de sus ingresos, y en consecuencia, de su hacienda. Pero veamos que no fue así.

Se puede concluir pues que Espartero, durante los años de mayor protagonismo militar y político, no sólo no incrementó su patrimonio aprovechándose del Estado, sino que sucedió todo lo contrario. El Estado le debió -y no le pagó nunca- considerables cantidades de dinero por los servicios prestados, tanto en territorio nacional, como en las guerras coloniales. El hecho ya quedó claro en el Congreso de Diputados cuando el propio Narváez tuvo que confesar que las acusaciones del Decreto de Exoneración cuando partió para el exilio, eran absolutamente falsas
Impagos del Estado
a Espartero


En el Acta de Inventario de Bienes quedados a la muerte de la Srma. Sra. Dña. Jacinta Martínez de Sicilia se hace constar la existencia de "una carpeta que contiene varios documentos de créditos contra el Estado a favor del Excmo. Sr. Duque de la Victoria y de Morella" entre los que están:

1. "Alcance como General en Jefe del Ejército del Norte, 229.650 rs.";

2. "Alcance como Regente del Reino, 478.342 rs.";

3. "Alcance como Capitán General, desde primero de Agosto de mil ochocientos cuarenta y tres hasta fin de Diciembre de mil ochocientos cuarenta y siete, 476.000 rs."

O sea, que el Estado debe a Espartero hasta que sale para el exilio, sin contar lo que le adeuda por su estancia en América y lo que no se le paga por la destitución de todo los títulos mientras está en el exilio , la nada despreciable cantidad de 707.992 rs.

Y corresponde precisamente al pago de aquellos dos cargos o puestos por los que fue más agriamente criticado Espartero a lo largo de su vida.
Sin embargo por parte de su mujer sí que se incrementó la hacienda matrimonial, ya que recibió otras dos hijuelas testamentarias:

Herencia de la abuela paterna de Jacinta

Recibe la herencia de su abuela paterna, Guadalupe Ruiz de la Cámara, en 1832, cuando Espartero está destinado en Palma de Mallorca, sumando un total de 253.851 rs. 6 mrs., aunque en realidad se quedan en 135.851 rs. 6 mrs. por el descuento de lo que se le entregó a su padre para el matrimonio.

Herencia del abuelo materno de Jacinta

La de su abuelo materno, Domingo Santa Cruz, llega en 1835, al poco de estar integrado Espartero en el frente norte luchando contra los carlistas. Recibe 309.533 rs., la mitad, la otra mitad fue para su hermanastra Vicenta, de las tres partes realizadas entre los tres hijos.

Bienes adquiridos por el matrimonio

Durante estos años el matrimonio efectuó también sus propias adquisiciones, aunque encaminadas más a "redondear" las herencias recibidas, que a incrementar su patrimonio. Así durante la Guerra Carlista el General buscó dar una forma más regular a la finca del Mayorazgo denominada de la Fombera, para lo que compró unas pequeñas piezas entorno al Río Iregua y consiguió que el Ayuntamiento le donara un terreno "sito en la orilla del mismo río inmediato a la huerta ... Fombera" . En este mismo sentido, pero ahora para ampliar su Casa-Palacio, está la compra a la Nación de una casa desamortizada en la C/ de San Agustín en el verano de 1840.


Bienes al casarse
Herencia al morir: 1879
Página índice de Espartero
Espartero militar
El político
El mito de Espartero