La Rioja Provincia
1
Esparteroo Hacendado riojano
2
Don Práxedes el mecenas
3
El siglo de las dos XX
4
La II República en Logroño
5
Cuarenta años de dictadura
6
Memoria de fin de siglo
7
Cultura en La Rioja
8
La Rioja en las Exposiciones
9
Pelota Historia
10
Los golpistas cambian los nombres de las calles
11
|
Caricaturas de Sagasta
Caciquismo sagastino en Logroño
Buscar

Sagasta ingeniero y periodista


Caricatura: La fragua de Vulcano

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos


Sagasta finalizó la carrera de Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos en el año 1849, siendo el primero de la media docena que terminó la promoción.

El 7 de octubre de 1849 fue nombrado Ingeniero de Segunda clase con una paga de 9.000 reales anuales y destinado a la provincia de Zamora, dependiendo del Distrito de infraestructuras de la provincia de Valladolid. Se encargó, como es lógico, de las obras provinciales y también de forma interina de las de la provincia de Salamanca. Durante estos años (1852), además, se dedicó a estudiar el tendido del ferrocarril hacia el Norte, desde el tramo de Valladolid hasta Burgos en sus distintas etapas o partes. Este trabajo le supuso una gran dedicación que aminoró "tomando durante más de un mes los baños" en la población riojana de Grávalos.

Entre 1853 -desde septiembre Ingeniero 1º con 12.000 rs. anuales- y 1857, cuando ya era Diputado a Cortes por Zamora, proyectó y ejecutó la carretera desde la provincia de Zamora hasta Galicia.

Finalmente, y en un período interelectoral, es destinado a la provincia de Toledo, a la que no llegaría nunca, pues empezó a dedicarse a la enseñanza y al periodismo en Madrid.

Sagasta periodista

Sagasta fue destinado a Toledo como Ingeniero de Caminos en febrero del año 1857, pero nunca llegó a tomar posesión de su cargo. Se quedó en Madrid trabajando como profesor -nombrado por Real Orden el 3 de septiembre de 1857- en la Escuela de Ayundantes de Obras Públicas, en la que daba clases de Topografía y Construcción. Pero sobre todo colaborando en el periódico La Iberia, fundado en el verano de 1854 por Pedro Calvo Asensio y dedicándose a su labor de parlamentario en el Congreso de los Diputados.

Propietario de "La Iberia"La Iberia fue en la década de los sesenta del siglo XIX el diario progresista más influyente, como en décadas anteriores lo habían sido El Eco del Comercio, El Clamor Público y Las Novedades. Sagasta comienza a ser colaborador de La Iberia firmando su primer artículo el 15 de diciembre de 1857, o sea, al poco tiempo de llegar a Madrid después de negarse a ser traslado a Toledo.

El diario, con el subtítulo de liberal, fue dirigido por Pedro Calvo Asensio hasta el año 1863 que muere. Sagasta entonces compra los derechos de propiedad a la viuda, y junto con José Abascal se convierte en su propietario. Desde el 1 de octubre de 1863, hasta junio de 1866 que parte para el exilio después de ser condenado a "muerte por garrote vil", fue además su Director.

El periódico se convirtió en el principal foco de expansión y defensa de las ideas de los progresistas mantenidas durante los años previos a la "Revolución Gloriosa".